martes, 3 de febrero de 2015

Plegaderas antiguas.




Las compré en un mercadillo (flohmarkt) de los que abundan en Berlín, el señor que me las vendió tenía un tenderete lleno de herramientas de precisión, muy típico allí, pero no sabía para que servían, su especialidad eran las piezas metálicas y no había tenido antes nada parecido; miden 15 cm. de largo y cada una está diseñada para una operación distinta: la de la izquierda tiene casi 4 mm. de grosor con un canto recto y el otro en ángulo de 45 grados, en la punta se afina; la del centro tiene la cara inferior plana mientras que la cara vista es convexa; la de la derecha es la versión más clásica de plegadera con el extremo agudo un poco erguido como siguen produciéndose las nuevas y las esquinas superiores recortadas. Lo chocante, aparte de encontrarlas juntas y en buen estado de conservación, es el agujero con orla para colgarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada